¿Se está acabando la moda de la operación Tommy John?

ARCHIVO - En esta foto del 1 de octubre de 2017, el pitcher de los Gigantes de San Francisco, Johnny Cueto, lanza contra los Padres de San Diego, en San Francisco. (AP Foto/Ben Margot, Archivo)

Por Alfredo Alvarez 

Cada día son más altas las inversiones de millones de dólares en busca de los brazos dorados del beisbol. Las organizaciones de las Mayores cada vez aumentan más su tendencia de ir por lanzadores como una prioridad, tanto en los Draft Colegiales como Internacionales, por lo que las franquicias de MLB necesitan estar seguros de que su inversión dure todo el tiempo del contrato.

En los últimos años es cada vez mayor la cantidad de jugadores, especialmente lanzadores, que se someten a la operación Tommy John. Pero hagamos una pausa y entendamos algo:

¿Qué es una operación Tommy John?

La famosa operación nació en 1974, cuando el conocido lanzador de los Los Angeles Dodgers, Tommy John, tuvo la primera cirugía de reconstrucción del ligamento colateral cubital a manos del ya desaparecido Dr Frank Jobe, quien fuese médico del equipo en aquel entonces y que nombro la cirugía con el nombre de su paciente.

El procedimiento es simple; la banda de tejido conectivo que compone dicho ligamento se reemplaza con un tendón que proviene de otra área del cuerpo del propio paciente o de un cadáver donado.

Después de la exitosa cirugía, el lanzador Tommy John regreso a lanzar en 18 meses. Su rehabilitación y recuperación exitosa permitió que otros lanzadores se quisieran someter al proceso, aunque muchos jóvenes en esos tiempos la evitaban por su largo tiempo de sanación.

A mediados de los años 70 y 80, era raro ver a los jugadores someterse a cirugías Tommy John. Pero a medida que el béisbol ha evolucionado, los lanzadores de hoy en día cada vez lanzan más duro y del otro lado los bateadores que los enfrentan son cada vez más inteligentes y fuertes. A esto le sumamos lo que valen estos atletas y el resultado final es casi una moda o tendencia, algo tan usual que ya no sorprende.

“La Tommy John” ya es una frase conocida y muy escuchada en el día a día. Las estadísticas nos muestran que en total ya suman hasta el día de hoy 309 operaciones. El mayor auge se vio del 2005 a 2015, donde hubo un promedio 84 cirugías por año. Sin embargo, del 2016 a este 2018 el promedio bajo dramáticamente a unos 25 por temporada.

¿Por qué estaba pasando esto?

Muchos investigadores creen que esta caída en las cirugías de TJ se debe al aumento en la terapia con células madre como tratamiento musculoesquelético alternativo.

Los jugadores de béisbol (especialmente los lanzadores) han comenzado a someterse silenciosamente a terapias no tan invasivas ni dolorosas para recuperar sus brazos de lesiones. En el 2014 el lanzador derecho de los Yankees, Masahiro Tanaka, sufrió una lesión en la que inicialmente fue diagnosticado con el ligamento colateral ulnar parcialmente rajado, por lo que se sugirió la operación Tommy John, sin embargo, el japonés y su equipo de médicos personales se negaron al invasivo procedimiento y utilizaron una inyección de plasma rico en plaquetas, con la cual milagrosamente el japonés regreso en 6 semanas y ha seguido su carrera en las mayores 4 años después.

Otros casos fueron en el 2016, cuando los lanzadores de los Angeles Angels Andrew Heaney y Garrett Richards, se sometieron a una nueva forma de tratamiento para el dolor de brazo: la terapia con células madre.

Esta fue la primera vez que los jugadores de béisbol y sus organizaciones admitieron haber probado este nuevo procedimiento de vanguardia. El éxito de la rehabilitación de Heaney y Richards probó que la terapia con células madres, al igual que las inyecciones de plasma rico en plaquetas, ayudan a los jugadores de Grandes Ligas a evitar las cirugías Tommy John.

El caso más reciente es el de otra estrella de la tierra del sol naciente: Shohei Ohtani, el cual fue colocado en la lista de lesionados con un esguince del ligamento colateral cubital el 8 de junio y se rumoraba que podría someterse a la cirugía de Tommy John y perderse el resto de la temporada 2018, pero no fue así. Ohtani recibió su tratamiento de inyecciones de plasma rico en plaquetas y células madres y el japonés ya está lanzando sesiones de bullpen y todo indica que regresa en pocas semanas a lanzar.

Con estos ejemplos antes planteados, no puedo dejar de hacerme estas preguntas: ¿Porque se sugiere tan a la ligera esta operación? ¿Porque no tratar estos procesos antes de meter mano al bisturí? Las respuestas pueden ser varias. Desde el no correr riesgos, hasta el alto valor de un atleta hoy en día, hasta los propios doctores que quizás quieren cobrar más dinero por procesos más invasivos…En fin, la parte positiva es que poco a poco parece que el futuro se encamina a la desaparición de esta operación, la cual, si bien ha recuperado muchas carreras y fue una gran invención en los 70’s, también lleva consigo una recuperación demasiado larga.

También podría gustarte

1 comentario

  1. Luis dice

    El artículo en si muy bien, las matemáticas, pésimas comentas que hasta el día de hoy se han realizado 309 operaciones, y solo en los años que mencionas y con el promedio que usted mismo da, serían por lo menos 890 intervenciones realizadas. Pues nada a hechar mano a la calculadora para la próxima.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.