Final de Libertadores aguarda fallo disciplinario

Trabajadores retiran la alfombra de la cancha del estadio Monumental tras el aplazamiento del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, el sábado 24 de noviembre de 2018, en Buenos Aires. (AP Foto/Ricardo Mazalán)

La suerte de la final por la Copa Libertadores continuaba en suspenso el miércoles, a la espera de un fallo del tribunal de disciplina de la Conmebol sobre un reclamo de Boca Juniors para que se descalifique a River Plate por los graves incidentes de violencia que el fin de semana malograron la disputa del partido de vuelta entre los dos clásicos rivales argentinos.

Los tres integrantes del panel disciplinario deberán resolver el pedido de Boca de descalificar a River y que se le declare campeón del torneo.

También se abrió un expediente de oficio contra River por lo ocurrido el sábado, cuando varios jugadores de Boca resultaron heridos tras la agresión con piedras y palos de hinchas riverplatenses contra el autobús que trasladaba al equipo visitante, a unas cuadras del estadio Monumental.

El martes, la Conmebol decidió trasladar el partido de vuelta a una sede fuera de Argentina. Lo pautó para el 8 o 9 de diciembre en una sede por definir.

La determinación del ente rector del fútbol sudamericano supone en la práctica un castigo a River al perder la localía en su estadio Monumental para el segundo partido de la final. Los equipos empataron 2-2 en la ida que se jugó el 11 de noviembre en La Bombonera, el estadio de Boca.

Boca añadió el martes nuevas pruebas a su presentación ante el tribunal disciplinario, y su presidente Daniel Angelici advirtió que “nosotros no aceptamos jugar ningún partido” hasta que el panel emita un fallo.

Angelici también se manifestó contrariado de que se establecieran fechas.

La respuesta de la dirigencia de River a sus rivales fue desafiante, con su presidente Rodolfo D’Onofrio conminando a su par de Boca que el partido se defina en la cancha.

“Lo pido encarecidamente: Angelici, vení a jugar, vení a jugar”, dijo D’Onofrio el miércoles en una conferencia de prensa en Mar del Plata, donde River enfrentaba por la noche a Gimnasia por las semifinales de la Copa Argentina.

“No somos tan buenos, jueguen, nos pueden ganar”, añadió D’Onofrio. “Si el presidente de Boca me está escuchando: Vení a jugar, respetá tu palabra. Basta de presentar carillas (papeles de abogado), no inventes más nada. Hay que tener valores”.

Boca ha puesto sobre el tapete el antecedente de 2015, cuando el tribunal disciplinario de la Conmebol descalificó a Boca por los incidentes ocurridos en La Bombonera, en un cruce de octavos de final de la Libertadores. Jugadores de River fueron rociados por gas pimienta que arrojaron hinchas locales cuando salían al campo de juego, Boca fue descalificado y los riverplatenses se coronaron campeones.

Mientras los clubes libran una pulseada ante el panel disciplinario, la Conmebol busca sede para el partido de vuelta. En las últimas horas se mencionaron estadios en Estados Unidos, Paraguay, Colombia, Brasil, Italia y Catar como escenarios.

Fuente: AP

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.