Miami Dolphins mejoran en casa tras vencer a los Patriots

Desde el comienzo del juego la defensa de Miami, que se encuentra entre las mejores tres de la liga en varias categorías, no pudo parar a la poderosa ofensiva de New England, liderada por el temible Tom Brady. Los Patriots aprovecharon cada uno de los seis minutos y cuarenta y siete segundos para avanzar 75 yardas, y así abrir el marcador, desafortunadamente para ellos, la patada para el punto extra no fue buena.

Luego le llegó el turno a Ryan Tannehill. Solo pudo ejecutar cinco jugadas para 75 yardas, hasta que con dos minutos y cuarenta segundos restantes en el primer cuarto, disparó una joya hacia las manos de Kenny Stills, quien tumbó el poste derecho para marcar el primer touchdown de Miami y aprovechar la patada del punto extra para surgir por un punto ante Tom Brady y sus Patriots.

Los Dolphins defendieron su casa con todo el esfuerzo posible. No le demostraron miedo ni a los Patriots, ni a su entrenador, ni a Tom Brady, ni incluso, a los fanáticos negativos que están más pendiente de críticar que de apoyar a su equipo.

Como muestra de todo esto, los Dolphins respondieron cada asalto de su contrincante que como de costumbre estuvo estupendo. Brady completó 358 yardas, acertando 27 de sus 43 intentos, y consiguiendo 28 primeras oportunidades.

Con caras nuevas como protagonistas, los Dolphins completaron una improbable, y tal vez milagrosa, victoria ante sus acérrimos rivales de Nueva Inglaterra.

Brandon Bolden, quien fue dejado en libertad por los Patriots, fue uno de esos nombres esenciales en la victoria. Participó en ambos lados del juego, tanto terrestre como aéreo, pero su éxito estuvo en el suelo acarreando dos balones para 60 yardas que resultaron en dos touchdowns. Puede que suene poco significante, solo dos acarreos, pero llegaron en momentos en donde los Dolphins o anotaban, o se les escapaba el juego. 

Por su parte, Brice Butler anotó el touchdown que puso a Miami a ganar por un punto con una recepción buena para 23 yardas.

“Todos se acordarán de esa última jugada”, expresó Cameron Wake al ser cuestionado sobre cómo vio ese milagroso final que selló el triunfo para Miami. “Hubo una jugada antes de esa, y una más antes de esa misma que si no se ejecutaban de la manera correcta, ese final no existiría y en estos momentos la conversación sería distinta” culminó Wake.

Ryan Tannehill disparó a las manos de Kenny Stills, que se encontraba a la altura de la yarda 50. Stills, al verse sin forma de evadir a los defensores logró pasarla hacia atrás a DeVante Parker, quien avanzó par de yardas antes de también pasarla hacia atrás a Kenyan Drake, que de manera sorpresiva logró escapar de los ataques de varios defensores y se coló dentro de la zona final.

“Tienes que seguir peleando hasta que el reloj llegue a cero, no hay espacio para darnos por vencidos”, comenzó Tannehill en su espacio dentro de la conferencia de prensa. “Siempre decimos lo mismo, pero es así y hoy el grupo demostró que ante la adversidad podemos levantarnos y lograr el objetivo”.

Objetivo logró Frank Gore, el nativo de Miami, que se incorporó una vez más dentro de los libros de historia de la NFL. Gore se postró en el puesto número cinco en yardas desde la línea de scrimmage pasando a LaDainian Tomlinson con 18,506 yardas. “Estoy bendecido” expresó Gore sobre su hazaña. “Mirando atrás en mi carrera he trabajado fuerte y Dios nunca me ha desamparado”. Al preguntarle sobre lo que significa lograrlo con la camiseta de los Dolphins, Gore se notó orgulloso y dijo, “nací y me crié en Miami, y no puede sentirse nada mejor que eso”. 

Sin duda alguna los Miami Dolphins este domingo dieron todo el esfuerzo que los fanáticos exigen. Pelearon hasta el último segundo y ejecutaron una jugada que casualmente habían practicado el viernes previo al juego para así salir victoriosos.

Entonces, sabemos que este equipo no está para ganar un campeonato, incluso quizás tampoco pueda alcanzar la postemporada. Pero esta victoria pudiera significar que tenemos un buen equipo, que tiene la posibilidad de mejorar y quizás en algún momento darnos más alegrías que tristezas.

Por: Leandro Soto

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.