Listos o no… el béisbol cambia

Ichiro Suzuki (centro) de los Marineros de Seattle recibe el saludo de sus compañeros tras ser reemplazado en el cuarto inning del juego ante los Atléticos de Oakland, el miércoles 20 de marzo de 2019, en Tokio. (AP Foto/Toru Takahashi)

El béisbol está cambiando, puede ser que te guste o no, pero parece que el comisionado Rob Manfred
está dispuesto a hacer historia a toda costa y no quiere hacerla por vivir el mejor momento deportivo de
las ligas mayores, sino por producir dinero… mucho dinero y a toda costa.

Manfred está empeñado en reducir el tiempo del juego para complacer a la televisión y adaptarse a los
gustos de los millenials, que cada día exigen más velocidad en los eventos y más acción. En ese sentido y
tratando de aparejar una contradicción o somos más rápidos o hay más acción, pero ambas, es muy
difícil si no imposible de lograr.

Los cambios aprobados

Rob Manfred tiene que confrontar todos los cambios que sueña con la realidad ineludible de la
existencia de una Asociación de Peloteros que está en pie de guerra con los propietarios de los equipos
por situaciones que pueden parecer una conspiración de los dueños para bajar los salarios y reducir los
años de contrato… pero sobre todo bajar los precios de los peloteros que no venden camisetas, pero
que ganan mucho dinero por su tiempo de servicio.

Para palear la guerra entre peloteros y dueños, que puede desencadenar en una huelga (espero que no
y parece que se va a llegar a un acuerdo antes de su vencimiento) se ha llegado a arreglos importantes
para hacer cambios al juego, tan pronto como para el 2019 aunque la mayor parte de ellos llegará en el
2020, veamos algunos:

1. Un solo cambio que afecta la temporada fue aprobado ya para el 2019, se trata de la
implementación de una fecha límite de canjes única, acabando con los canjes a través de waivers de
agosto, cosa que se había convertido en un uso común.

Lo bueno y lo malo de este cambio es exactamente lo mismo y tiene que ver con Julio como fecha
para tomar la decisión a falta de dos meses para terminar la temporada ¿Somos vendedores o
compradores? Pues bien, esa decisión motoriza a muchos peloteros a equipos que contienden,
cosas que para los peloteros es genial.

Los equipos tienen que ser más agresivos, porque desde la entrada en vigor del segundo comodín,
son muchos más los que se tienen que convertirse en compradores, pero esto trae consigo que
también más y más equipos se vean obligados o tentados a vender y mucho más que en años
anteriores, aumentando con esto la cantidad de equipos en “reconstrucción”.

2. El segundo cambio en el desarrollo del juego tiene que ver con la cantidad de veces que un manager
o coach puede ir al montículo a hablar con sus lanzadores, el cual bajó de 6 a 5 por encuentro.
Este punto puede llamar la atención y parecer que tiene una injerencia grande en el desarrollo del
partido, pero se demostró durante el 2018 que 5 entradas son más que suficientes y por ello nadie
discute esta medida.

3. El tercer cambio busca ir directamente contra el tiempo de juego y me parece que es el que tiene
mayor influencia en lograr la meta de reducir la duración de los partidos, se trata de bajar el tiempo
de los entreinnings en 25 segundos para los juegos con transmisión local y 30 segundos para los

partidos de cobertura nacional, poco que explicar y una reducción directa de casi 10 minutos por
encuentro.

Lo que nos espera en 2020

1. A partir del 2020 veremos cosas que pueden cambian al béisbol en su esencia, como la
obligatoriedad de que los relevistas enfrenten mínimo a 3 bateadores.
Vaya que me disgusta este cambio, pero sin dudas que podría ahorrar tiempo y bastante, ahorrante
los momentos en que sale al manager, llama al relevista, llega el nuevo lanzador y calienta… es…
emmm, bueno.

Pero… también va a acabar con el zurdo situacional, haciendo que lanzadores como Oliver Pérez o el
longevo Jesse Orosco no tengan espacio en el béisbol. Esto amén de reducir el margen de maniobra
de los managers y el uso de la estrategia para ganar los encuentros.

2. Otro cambio importante es el incremento del roster de peloteros activos a 26, uno más de los que
hay actualmente, eso claro que crea un puesto de trabajo más y es muy bueno para la Asociación,
pero viene emparejado con el fin de la ampliación de los rosters a 40 en septiembre como ha sido
hasta ahora cada temporada.

Esto es un paso atrás en las oportunidades que año tras año le daba la expansión de rosters, a cada
pelotero de ligas menores de poder pasar un mes en ligas mayores, el crecimiento personal que ello
podía dar a los peloteros jóvenes era inconmensurable.

También es malo para los equipos que no contarán con los jóvenes que venían a ayudar a refrescar
nóminas y que terminaban siendo vitales en la salud de postemporada de los clasificados…
definitivamente vamos a ver a los managers tener que demostrar que pueden ser capaces de
planificar a largo plazo el uso de sus brazos.

3. El número de lanzadores que cada equipo que llevará en el roster tiene que ser designado y
enrolado en una lista para evitar a los jugadores lanzadores o al menos limitarlos al máximo con la
creación de “Two way player”

4. Y el final es una ambivalente lista de incapacitados para los lanzadores que variará entre 10 y 15
días, según sea el caso.

En fin, el béisbol cambia… ¿llegaremos a estar de acuerdo?

Por: Broderick Zerpa

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.