Marlins fijan objetivos de cara a la fecha límite de cambios

Neil Walker (18) y el dominicano Starlin Castro (13) son felicitados por sus compañeros de los Marlins de Miami, tras anotar en un doble de JT Riddle el sábado 29 de junio de 2019, ante los Filis de Filadelfia (AP Foto/Wilfredo Lee)

El primer cuarto de temporada de los Marlins fue un desastre. No hay manera de maquillarlo. Ganar 10 de los primeros 31 encuentros te ubica dentro de proyecciones catastróficas para una franquicia, que si bien entiende la actualidad del desarrollo de los jugadores actuales, esa primera experiencia del 2019 no indicaba ninguna mejoría.

Ahora, desde entonces los Marlins son un equipo que juega para .500 (24-25 hasta el domingo), el quinto mejor registro en la Liga Nacional en ese tiempo, igualados con los Gigantes de San Francisco. Varias de las piezas que forman parte del plan del futuro de los Marlins han mostrado un avance significativo y nuevos nombres han llegado a la Gran Parte cumpliendo con lo esperado.

Sin embargo, la realidad en esta campaña sigue siendo la misma. Hablamos de un equipo ubicado en el sótano de su división sin pretensiones reales de hacer algún tipo de ruido este año, por lo que la fecha límite de cambios presenta un plan similar, pero con nombres diferentes, al de años anteriores. Los Marlins serán vendedores, eso no es un secreto.

Los candidatos primordiales a ser canjeados en esta fecha límite de cambios son los sospechosos habituales.

Caleb Smith, Trevor Richards, Sergio Romo, Curtis Granderson, Starlin Castro, Trevor Richards, Martín Prado, José Ureña, han estado sonando desde el comienzo de la campaña pero ¿quién verdaderamente pudiera estar cambiado de uniforme en estas próximas dos semanas?

La gerencia ve a Trevor Richards como la pieza principal, según fuentes, y por la cual pudieran recibir más valor. Y aunque Caleb Smith no entra en la categoría de los intocables, el precio será bastante alto. Mientras que con Castro, Walker, Romo y Granderson las exigencias serán mucho más bajas; el equipo está buscando dinero de firmas internacionales por ellos, en vez de cualquier prospecto de segunda categoría, dijo la misma fuente.

Con cambios o no, los Marlins están enfocándose al final de esta temporada en añadir a un bate de categoría, que pueda aportar a la ofensiva en el 2020. Mientras que en el invierno de ese mismo año, cuando el contrato de Wei-Yin Chen expire, Miami estará buscando un segundo bate de peso, que los haga competir en el 2021.

Se acerca el momento de Isán Díaz con los Marlins

Si sucede un canje por Castro en los próximo días, este asunto se resolvería mucho más rápido de lo esperado. Pero la oficina de Miami ha demostrado no estar apresurada con la promesa boricua, por lo que si no sucede un cambio, el segunda base boricua no estará subiendo a las Mayores para ocupar la antesala, y seguro lo hará en septiembre, cuando se expandan los roster, según dijeron fuentes.

“Es solo cuestión de tiempo”, dijo el manager de los Marlins Don Mattingly. “El departamento de desarrollo de jugadores decidirá cuándo es el momento adecuado para que suba, tome su oportunidad y se pueda sentir cómodo en este nivel”.

Es inevitable hablar de Díaz sin mencionar a Castro.

“Starlin parece estar motivado, sé que este año no ha sido tan bueno, pero ha estado bateando mucho mejor últimamente”, dijo Mattingly, quien también admite que la situación del equipo pudiera estar jugando un papel importante en su desempeño. “Para ser honestos, siempre es mejor cuando estás compitiendo por un banderín. Cuando en cada juego, cada turno que consumes es importante, con un estadio lleno de aficionados y ambiente de postemporada”.

Por: Ricardo Montes de Oca, con información de Leandro Soto

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.